Duelos de sables de luz en el reino animal

septiembre 20, 2009

Hace pocos días tuve el inmenso placer de descubrir (curiosamente, en el trabajo) un blog realmente sensacional: Pixfans, una de esas webs dedicadas al mundo de los videojuegos y otros fenómenos fans-frikis que tantísimo me gustan. No es la primera de este tipo que me encuentro ni que decido seguir de cerca, pero de momento me parece la más redonda en cuanto a videojuegos por la calidad de sus artículos, comparables a la de auténticos grandes como Ion Litio o Meloncorp. En fin, no voy a hacer más la pelota al blog (por mucho que me guste xD), pero que sepáis que si os gustan los videojuegos es de obligada visita, como pudieran serlo otras como Gamesajare o Anaitgames.

Me gustaría compartir hoy con vosotros uno de los post que han colgado esta misma tarde, dedicada a dos de las cosas que más me gustan en el mundo: los animales y Star Wars. Efectivamente, hablamos de la reciente moda de trucar fotografías en las que bichejos de todo tipo y pelaje manejan con soltura sus sables láser en encarnizadas luchas, como si de auténticos Jedis  o Sith se tratasen 🙂

Tras el salto, algunas de estas simpatiquísimas imágenes.

Lee el resto de esta entrada »


¡Feliz Navidad a todos!

diciembre 25, 2008

navidad
Foto original extraída del nº 132 de la separata On Madrid (diario El País).


La Cantina de la Estrella de la Muerte

julio 3, 2008

Como fan consumado de Star Wars, me resulta imposible no compartir este vídeo con vosotros. Ignoro si el vídeo es antiguo, nuevo, o está más visto que el tebeo, pero lo que es yo lo descubrí hace bien poco. Las parodias de Star Wars no suelen hacerme demasiada gracia (salvo que estén muy bien hechas, como Family Guy: Blue Harvest y algunas otras), pero la verdad es que ésta me ha encantado. Desde que entró en mi Wii el Lego Star Wars me he aficionado a esta forma tan simpática de ver La Guerra de las Galaxias, por lo que es comprensible que me haya partido de risa viendo este Darth Vader en la cantina que debería tener la Estrella de la Muerte (la 1ª, supongo). Al estar en inglés y subtitulado al inglés, gana mucho. Ahí os lo dejo.


Viviendo como un ewok

abril 28, 2008

Lo de los ewoks es un tema complicado. Mientras que suele haber unanimidad entre los fans de Star Wars en lo referente al odio hacia la patética figura de Jar Jar Binks, las posturas ante estas pequeñas y adorables bolas de pelo siempre se ha encontrado dividida. Hay fans que les odian a muerte, por considerarlos ñoños, y añadidos innecesarios para llenar las salas de cines de niños pequeños y aumentar la caja, así como por haber sustituido la idea original (irrealizable en aquella época) de enfrentar a los poderosos wookiees contra los imperiales en los bosques de la Luna de Endor. Otros aficionados, entre los que me incluyo, recordamos a los ewoks con cariño, ya que el Retorno del Jedi es la película de la trilogía original que impacta con más fuerza en el corazón de los más pequeños, por su tono heroico a la hora de narrar el espectacular y épico triunfo del bien sobre el mal. El Retorno marca tu infancia y te mete para siempre la esencia de SW en el corazón, y los ewoks estaban ahí, machacando a los malos. Vistas ahora, puede que su presencia en la cinta sea de lo más innecesario, pero yo no puedo abstraerme de mis recuerdos infantiles. Al fin y al cabo, ¿qué quedaría de la afición por Star Wars si prescindiéramos de nuestra nostalgia? Muy poco. La magia desaparecería. Finalmente, un tercer grupo simplemente los contempla con indiferencia.

Si tuviera que recurrir a los servicios de un chamán, yo elegiría al bueno de Logray

En fin, después de esta defensa personal de los ewoks y de la grandeza de El Retorno del Jedi, va siendo hora de terminar esta introducción. Vamos al meollo. El tema es que parece que un grupo de personas, activas amantes de la Naturaleza ellas, ha decidido convivir de una forma muy similar a como lo harían los ositos de peluche de aquella galaxia tan lejana. En efecto, Matt Hogan, consultor de marketing deportivo de Maryland y su bienamada esposa Erica han decidido crear un insólito complejo residencial ubicado ni más ni menos que en las copas de los árboles. La Finca Bellavista, emplazada a 1800 metros de altitud en la costa del Pacífico Sur de Costa Rica, es todo un vergel natural rodeado de ríos y playas donde las viviendas, interconectadas mediante sencillos puentes de madera a lo largo de 150 hectáreas, se funden con el paisaje promoviendo una convivencia sostenible y plausible con el paradisíaco entorno en el que se encuentra.

La Finca Bellavista se encuentra rodeada de los ríos Piedras Blancas y Bellavista, encerrándola en el corazón de una auténtica selva tropcial costarriquense.

Y no son sólo palabras. Desde que el intrépido matrimonio viajara por primera vez a esta región y quedara cautivada por su belleza, tuvo muy claro que era posible vivir en perfecta comunión con la Naturaleza, prescindiendo para ello de las habituales comodidades a las que estamos acostumbrados en la ciudad a cambio de una experiencia ecologista sin igual. Cada vivienda de Finca Bellavista es única y diferente a las demás, ya que ha sido construida teniendo en cuenta el peso y la disposición particular del árbol que le sirve de soporte. Roderick Romero, un diseñador especializado en la fabricación de casas en los árboles, es el responsable de la tribal apariencia de esta insólita urbanización. De igual modo que ocurre en Kashyyyk, el planeta natal de los wookiees, cada casa está ligada de modo indisoluble al árbol que la permite existir.

¿Y cómo se abastecerá la buena gente que decida residir en Finca Bellavista? La respuesta es tan sorprendente como primitiva: recogiendo el agua de las frecuentes lluvias que azotan la selva mediante un sistema de almacenamiento y distribución que reparte el agua recolectada desde los tejados a cada vivienda. El líquido elemento es además el responsable de que la Finca disponga de energía eléctrica, gracias a la acción de una turbina que permite sobrevivir a esta comunidad gracias a la energía hidoeléctrica.

La máquina que lo hace posible

Por supuesto, los medios de transporte están prohibidos, por lo que los residentes deberán desplazarse por un sistema de rieles, camino estrechos y plataformas que conectan todo el recinto tanto por tierra como por aire.

Submarinismo, visitas a Parques Naturales, pesca, observación ornitológica o practicar el surfing en las maravillosas playas situadas en los alrededores son sólo algunas de las actividades que Finca Bellavista ofrece a sus huéspedes. La experiencia de turismo natural definitiva.

La fundadora de Finca Bellavista, pasándoselo teta con la tirolina

Impresionante, ¿verdad? ¡Pues además disponen de conexión wifi para permanecer comunicados con el resto del planeta! Y es que cuesta mucho renunciar a Internet xD

Conexión inalámbrica desde la Luna Santuario al mundo…

Por el momento los únicos residentes en Finca Bellavista son sus dos fundadores, aunque ellos mismos aseguran que ya han vendido 28 de las 72 parcelas disponibles en esta muestra de ecologismo integral y proactivo importado de aquella galaxia tan lejana. Ver para creer…y para disfrutar una temporada, sin duda alguna.


30 Aniversario Star Wars

mayo 24, 2007


Sí,al fin llegó el día. Hace un año hubiera empezado este post hablando del Día del Orgullo Friki, pero hoy no. Porque hoy, 25 de mayo de 2007, Star Wars, la Guerra de las Galaxias, cumple 30 años. ¿No es increíble? 30 años, y para muchos de nosotros esa galaxia tan lejana sigue siendo parte de nuestra vida.

Hace 30 años el joven e idealista George Lucas por fin pudo estrenar su película tras un rodaje lleno de accidentes, infortunios, malos rollos y problemas de todo tipo. Toda una generación se quedó boquiabierta mientras veía cómo una gigantesca nave sobrevolaba por encima de sus cabezas. Se encontraban en un cine, pero pronto fueron trasladados al fantástico mundo de ciencia ficción que revolucionaría el mundo del cine.

Star Wars cambio para siempre la forma de ver y de hacer cine. Sus efectos especiales, innovadores y alucinantes, marcaron un antes y un después a la hora de representar mundos ficticios. Sus personajes conquistaron el corazón de todo el mundo, y la historia apartó los astronautas de la ciencia ficción de entonces para sumergirse en un mundo de personajes cercanos, arquetípicos y carismáticos. Había nacido Luke Skywalker, el héroe para toda una generación. El mito de los Jedi, el Imperio Galáctico y el mayor villano de la Historia del cine: Darth Vader.

Todos conocemos el resto. La brillante estrategia del visionario Lucas (pedir permiso a la Fox para tener los permisos de las secuelas y del merchandising, cosas que por aquel entonces no importaban mucho) dio comienzo a la revolución de la mercadotecnia. Star Wars se convirtió en un mercado de productos que hizo de oro a su creador y muy feliz a cientos de fans, que se convirtieron en coleccionistas. Había nacido un nuevo fenómeno, nunca antes ligado a un film. Un movimiento de masas, una comunidad apasionada, un Que la Fuerza te acompañe a escala planetaria. Star Wars se convirtió en parte de la cultura occidental. Los sables de luz, las Estrella de la Muerte, Jabba el Hutt y R2D2. Un universo fantástico, que aún sigue maravillando y apasionando a millones de personas.

Novelas, cómics, videojuegos. Star Wars se expandió hasta alcanzar una dimensión que trascendía el cine. Millones de fans siguieron con el culto en las sombras, en silencio, esperando el momento en que volvieran a hacer cola en los cines.

En 1999 se estrenaba la primera de las precuelas, La Amenaza Fantasma. Más tarde llegó El Ataque de los Clones y finalmente, cerrando el círculo, La Venganza de los Sith.

Pero Star Wars no murió en los cines. Como tampoco lo hizo en 1983. Star Wars no es una moda. No es un boom cinematográfico, un alarde del séptimo arte que tan pronto como estalla deja de existir. Star Wars no es Matrix. Star Wars es una saga de películas, pero es algo más. Es un movimiento de masas, pero no sólo eso. Es un sentimiento, una parte de nuestra vida, una increíble historia recreada en películas, novelas, cómics, videojuegos, que nos sigue cautivando 30 años después.

Es una saga mágica, incomparable, que marcó el camino a seguir en la Historia del Cine. Y no lo digo yo: Industrial Light & Magic, la partitura de John Williams, la industria de la mercadotecnia, los créditos al final del filme (capricho por el que Lucas peleó y que costó algún que otro despido), los innovadores procesos de postproducción y la más recientre tecnología de proyección en cines del formato digital (creada por Lucas hace un par de años y estrenada con La Venganza de los Sith una semana después de su estreno) son sólo algunos ejemplos. El Cine no sería lo mismo si Star Wars no hubiera existido. Una saga que convirtió a un rebelde idealista en un magnate, a la ciencia ficción en arte y a una película en una revolución a todos los niveles que cumple, hoy mismo, 30 añazos.

Podría estar hablando horas de Star Wars. Y la ocasión lo merece. Pero este es mi blog, y he de poner un factor personal que además os merecéis.

Con motivo de este 30 aniversario, los fans de todo el mundo han realizado diversas actividades. Hace unas semanas, un sábado, las principales asociaciones de fans de Star Wars de España (incluida Star Wars Madrid, a la que pertenezco) se reunieron en el centro de Madrid para rendir tributo a la saga en un desfile que se inició en la Puerta del Sol, pasó por Preciados y Arenal y acabó en la Plaza Mayor. Puede que alguno lo haya visto en la tele: en los informativos de Antena 3, en el programa de Santiago Segura de la Sexta (ya que envió a un cómico “trekkie” para “animar” el desfile), o en algún otro sitio. Al día siguiente la aguafiestas de la Leti dio a luz, por lo que tampoco ocupamos mucho espacio en los medios, pese a que el día anterior tuvimos bastante cobertura.

Fue un acto muy divertido, organizado por la Legión 501 (de la que ya he hablado aquí más de una vez), donde los fans nos reunimos y disfrutamos de nuestra pasión, unos disfrazados, otros grabando, pero siempre pasándolo bien. Os dejo algunas fotos de resumen (he almacenado 900, pero con éstas pocas os haréis una idea)

Unas semanas después, la Revista Maverick, publicación de gran calidad especializada en temas frikis (videojuegos, manga, cine de acción y terror, etc.) organizó en los cines Kinépolis de Madrid un visionado en pantalla grande de cortos españoles realizados por fans. Ahí vimos lo mejor de lo mejor: Vader Extinción (doblado por el mismísimo Constantino Romero), El Camino de la Espada (original mezcla de Star Wars con el Japón Samurai), Crónicas de la Vieja República y más cortos brillantes que reflejaron la pasión de un grupo de personas que decidieron aportar su presupuesto, esfuerzo e ilusión para formar parte de este universo. Además de unos tráilers de fanfilms del extranjero realmente impresionantes, pudimos ver parodias, reportajes de la Celebration III del 2006, el estreno en exclusiva del proyecto medieval Perceval (nada de Star Wars, el más ambicioso y costoso corto jamás rodado en nuestro país), entrevistas y un vídeo final del Desfile de Madrid. El que suscribe pudo ver cumplido un sueño: verse a sí mismo en pantalla grande (¡en Kinépolis, ni más ni menos! :D).

Hubo un sorteo con trivial, en el que fui uno de los agraciados que se llevó una figura 30 aniversario. La pregunta puso de manifiesto una gran verdad: la Estrella de la Muerte me persigue. ¿Recordáis aquella pregunta de los protones en la Rebelcon? Pues esta fue: ¿Cuánto mide la Estrella de la Muerte? Fallé, claro. No lo sabía. No obstante, me llevé el premio, ya que el nivel de los concursantes era tan bajo (las preguntas eran mil veces más fáciles que esa que me tocó) que aunque fallaras te daban el premio XD.

Por cierto, mide 120 km la primera, y 160 la segunda. Ya no me pillan más.

Y aquí estoy amigos, ilusionado como nunca. Mi saga favorita ha cumplido 30 años, y en julio me voy a Londres a vivir de primera mano el mayor evento relacionado con Star Wars jamás celebrado en Europa. Con motivo del Aniversario, se ha decidido emular a las “Celebration” americanas (megaconvenciónes creadas hace tres años, repletas de estrellas invitadas, tiendas, actividades, etc. ) creando una versión paralela en Londres: La Star Wars Celebration Europe. Me voy una semana con mis compañeros de Star Wars Madrid, y por el momento sé que me encontraré con Darth Maul, Jango Fett, Boba Fett (mi querido Jeremy Bulloch), Lando Calrissian y el mismísimo mito: Darth Vader. Y faltan muchos más por llegar.

Va a ser algo impresionante, un evento inolvidable que durará 3 días y servirá de justo homenaje a esa nave espacial que surcó esas salas de cine de 1977 y cambió la vida a gente que ni siquiera había nacido.

Pero ahí no queda la cosa. Una nueva serie de animación en 3D y otra con actores de carne y hueso están ya en camino.

Star Wars es para siempre. Muchas felicidades.

Que la Fuerza os acompañe.


Rebelcon 06

octubre 6, 2006

[Por fin he arreglado todas las fotos de este post. Me ha tocado joderme y volver a poner todas una a una. Echadle aunque sea un vistazo rápido, que el dichoso post se me ha atragantado un mes XD]

Durante el viernes 22, el sábado 23 y el domingo 24, el club de fans Fuerza Rebelde de Valladolid (uno de los más activos y antiguos del país) volvió a celebrar la convención Star Wars más importante de España, un evento rebautizado este año como Rebelcon.

Llegamos a Valladolid sobre las 17:30 h del sábado 23. Una vez instalados en el mismo hotel en el que se alojaban los actores (NH Balagó, frente al recinto de la Feria de Muestras donde se celebró la Rebelcon), y como aún quedaba un rato para que la convención cerrara, fuimos a echar un vistazo.

La Rebelcon 06 tuvo lugar en la Feria de Muestras de Valladolid (la institución Ferial). Hay que señalar el hecho de que, si no fuera porque los que vamos ahí nos enteramos de estas cosas por Internet, no hubiéramos sabido llegar, pues no hay un mísero cartel o indicador en toda la ciudad que te indique de la presencia de tan magno evento.

Una vez en el vestíbulo de las instalaciones, nos extrañó la ausencia de gente. Fuimos a un mostrador, donde un simpático Caballero Jedi nos dio nuestros pases completos. Subimos las escaleras, y llegamos a lo que es el asunto.

Había muy poca gente, si bien no debemos olvidar que habíamos dejado atrás todo el viernes, y que ya eran las 7 y pico de la tarde. Quedaba menos de una hora para cerrar, por lo que es comprensible.

La Rebelcon ocupa un piso del edificio. Bueno, realmente era un pasillo largo. En una zona se situaban las tiendas y las zonas de firmas de los actores, y en otra estaba la exposición.

En este mini-vídeo que hice el domingo (cuando fui por segunda vez a que me firmaran) podéis haceros una idea de cómo era esta primera zona que os digo (tiendas y firmas). En él podeis ver a los 3 actores (dos firmando y uno de pie), así como el stand de la gloriosa Legión 501 (de la que hablaré más adelante).

Volvamos a lo que estábamos, sábado a las 7 y pico de la tarde. Nada más llegar fuimos a los stands de los actores. Y ahí estaba: Kenny Baker, la gran estrella del Rebelcon 06, el auténtico y verdadero R2-D2 de toda la saga a pocos metros de donde yo estaba.

Kenny Baker, junto a su mujer y el equipo de Rebelcon, en plena faena.

Lo de los autógrafos de los actores en la Rebelcon sigue la misma tónica de las convenciones americanas: los cobran. Lo cual no me parece bien, más teniendo en cuenta que cuando fuimos a Majadahonda a que me firmara Jeremy Bulloch (Boba Fett) no nos costó un duro. Esto me lleva a pensar que los que deciden si un autógrafo se cobra o no son los organizadores, no los actores.
En todo caso, debería cobrar Kenny Baker (dado su gran peso como protagonista de toda la saga y por el cariño que le tienen los fans), pero no el resto de actores.

Los precios: si traes algo de casa para que te lo firmen (un R2-D2 Potato, la Guía del Episodio III o el Juego de Rol, como pude ver), el precio son 10 euros por firma. Si no traes nada (lo más frecuente), había disponibles junto a cada actor una serie de fotos suyas. Cada una costaba 15 euros.

Sólo deciros que entre las firmas para mí y las que pedí para mi hermano el domingo, me dejé unos 60 euros en firmas. No me dolió mucho, porque fui con el dinero de mi sueldo destinado específicamente a la Rebelcon, pero entiendo que si vas con poco dinero es alucinante gastarse esa pasta en firmas.

Junto a Baker se encontraba Richard Leparmentier, el oficial imperial (Motti) que es estrangulado por Darth Vader al comienzo de la primera película, dada su “molesta carencia de fe”. La primera escena de la saga en la que se manifiesta el poder del Lado Oscuro.


Leparmentier es un cachondo mental. Un tío muy simpático y agradable, y con mucho sentido del humor. Cada vez que hablé con él me sorprendía con alguna broma.

Me llamó la atención el hecho de que, al ver la camiseta, me preguntara qué era la Orden 66. Uno de los organizadores del evento, a su lado, le explicó lo que significaba, y Leparmentier respondió que lo que concierna a la nueva trilogía se la trae al pairo. Al igual que Bulloch, es otro histórico que reniega totalmente de la nueva trilogía y considera la original como la única que merece la pena. No deja de ser curioso.

Firmando mi autógrafo.

¡Ese Richard!

Bien, sé que esta foto va a traer infinidad de coñas. No obstante, intentaré explicarlo. Al hacer la foto, yo hice algo parecido a lo que hace Vader en esta fotografía. Parece que Richard no pilló la coña, pero como es así de salao hizo un gesto parecido, que quedó en lo que veis en la foto. Vamos, que no tiene maldad alguna. Ya os digo que es un tío muy simpático y bromista.

Una vez obtenida la firma de Motti, fui a por la de R2. Dado que apenas había gente, me puse a la cola, y tuve la gran suerte de ser el último al que firmaría por hoy. Debo decir que nunca había visto tan de cerca a una persona afectada de enanismo, y que ver a Kenny Baker firmando con una caligrafía tan perfecta y con tanta dedicación te hace sentir una mezcla de ternura y admiración. Me impactó bastante.

Al fin, mi turno.

Dar la mano a R2-D2, algo impensable hecho realidad.



Ya con las firmas en la mano,y poco antes de que la convención cerrara sus puertas, fuimos a echar un vistazo a la zona de la exposición. Y debo decir que en lo referente a este aspecto (merchandising, dioramas, etc), la Rebelcon dejó mucho que desear. Las estatuas de resina en las vitrinas sí eran dignas de admiración, pero sentí una notable decepción al ver la calidad de los dioramas. Algunos estaban hechos a basde de SW Miniatures, y otras parecían estar hechas por niños pequeños (de hecho, pensábamos que así era).

La idea está bien, pero la puesta en escena me parece un poco cutre.

No hay duda de que le echaron ilusión, y de que la ambientación de las mismas denotaba trabajo y esfuerzo, pero teniendo en cuenta los impresionantes dioramas vistos en la Star Wars Experience de Majadahonda (y que cualquiera puede contemplar en la tienda Generación X de la calle Puebla de Madrid), me parecieron un poco…insuficientes. Quizá esté siendo demasiado duro, y que se deba simplemente a que me esperaba ver otra cosa, así que tampoco me hagáis mucho caso. Pero también es verdad que la Rebelcon es la convención de fans de Star Wars más importante de España, y esperaba un poco más de calidad en este aspecto.

Estas son algunas escenas que me gustaron:

Stormtroopers vs Sarlaac: muy buena idea.

La Cantina de Mos Eisley.

Palacio de Jabba.

Interior de la Base Echo.

Triturador de Residuos de la Planta 5.

Aayla Secura y Yoda vs Darth Tyrannus.

Si bien los dioramas no eran nada del otro mundo, el resto de expositores con estautas de resina y demás merchandising sí merecía la pena.

¡¡El Destructor Estelar está hecho enteramente de Lego!! El sueño de más de uno que conozco…

No me canso de ver esta estatua. Es perfecta.

Muy chulas.

Star Wars en ¿chino?¿coreano?¿japonés?

Happy Hippos (Kinder Sorpresa) de Star Wars.

Rollo Super 8 de Star Wars

Pero la auténtica estrella de la exposición fue, como ya avisaron en su página web, la alucinante réplica a escala real del Scout Trooper montado en la moto-jet del Retorno del Jedi. Era realmente impresionante, más aún teniendo en cuenta que la hizo un sólo tío (no me preguntéis cómo) .

Realismo puro


Al fondo de la sala, unos cuantos maniquíes portaban trajes clásicos de la saga (túnicas jedi, armaduras clon, la capa de Dooku, etc.) Lamentablemente, cuando llegamos ya habían quitado algunos.

Bea tuvo la suerte de encontrarse con el mismísimo Harrison Ford.
Por supuesto, no pudo resistirse a hacerse una foto con él.

El equipo de Sithnet también estuvo presente en la convención, con una serie de imágenes y posters en las paredes de una parte de la sala.

Los cachondos PlayJedi de Sithnet 🙂

Esquemas y planos de un droide astromecánico.

Y por supuesto, un clásico de este tipo de eventos: un Han Solo en carbonita

Me dejas de piedra (cuñaaao)

Fue en esta zona de exposiciones donde nos encontramos a dos simpátiquísimos personajes que lucían los disfraces Star Wars más impresionantes que he podido ver hasta ahora: Boba Fett y Anakin Skywalker.

No me quedó claro del todo si formaban parte de la Legión 501 o si eran parte de los organizadores del evento. No me extrañaría ninguna de las dos cosas. Lo que sí me quedó claro es que eran dos tíos de puta madre y con los que daba gusto hablar.

Como las palabras no hacen justicia al nivel de sus trajes, mejor vedlos vosotros mismos.

Se aprecia bastante bien, pero hay que ver la armadura en persona para apreciarlo en toda su inmensidad. Apabullante.


Lo del Anakin era acojonante. No es sólo por el traje, idéntico hasta el más mínimo detalle. Ni por el sable de luz FX. Es que el pelo, la cara, la actitud, ERA Anakin Skywalker. Hasta la cicatriz de su ojo estaba perfectamente recreada.

Los más grandes de la Rebelcon: los fans

También nos encontramos con un buen amigo de este tipo de convenciones: el bueno de Topo, dependiente habitual de Atlántica Cómics que ha dado el salto a Metrópolis, con el que siempre me encuentro en este tipo de sitios.

Y el Señor dijo: vosotros, frikis, dominaréis la Tierra.

Vista esta parte de la convención, regresamos a la zona de las firmas. Como ya he dicho, aparte de las mesas de firmas de los actores, la sección principal de la Rebelcon acogía unos cuantos stands de las tiendas frikis que quisieron aportar su granito de arena a este acto. Para mi gusto, la representación de estas tiendas fue algo escasa: tan sólo Alberto Santos Editor (que, cachis la mar, estuvo firmando precisamente el viernes), la valenciana Ficromic (que pese a ser septiembre hizo su agosto al ser la única dedicada exclusivamente a material Star Wars ), un puesto otaku cuyo nombre no recuerdo y otro de libros/cómics variados.

Stand de Alberto Santos Editor, donde hice mis compras.

Vale, yo me esperaba algo más variado y grande, pero la verdad es que la pequeña planta en la que se desarrolló la Rebelcon tampoco daba para mucho más. Teniendo el cuenta el pequeño espacio disponible, es lógico que hubiera pocos puestos. Ojalá el año que viene dispongan de más espacio.

Una curiosidad: un libro de Star Trek (en el centro) en una convención Star Wars.
Me gustaría saber si estas cosas pasan al revés…

A punto estuve de comprame una estatua de resina bastante chula por 100 €, pero finalmente no lo hice. En vez de eso, compré en Alberto Santos una de las cosas cuyo gasto tenía pensado desde antes de cobrar mi primer sueldo: la novela Darth Vader, El Señor Oscuro, de James Luceno.

Para el que le interese, el libro es una auténtica gozada para cualquier fan de Star Wars. Me tiene enganchadísimo y no salgo de casa sin él. Muy, muy recomendable para los fans de los Sith en general y Lord Vader en particular.

Si me compraba otro libro, el peculiar dependiente (que lo era) me hacía precio, así que además me pillé otra novela perteneciente a las Guerras Clon, “La Prueba del Jedi“. Tiene muy buena pinta.Junto a este stand, el puesto de merchandising de la Rebelcon vendía desde gorras hasta tangas con el logotipo de la Rebelcon. En más de una ocasión intentaron tentarme para comprar el tanga, pero finalmente logré resistirme al Lado Oscuro. En vez de eso, compré el cartel de la convención. Otro poster más para una habitación en la que no caben más…

Al lado, y para mi sorpresa, se podían coger de forma gratuita Star Wars Miniatures y Coca Colas. Pues eso, a la saca.

El Rebelcón del sábado acabó, y volvimos al hotel (no sin antes apuntarme en el 50×15 Star Wars del domingo). Al llegar, Kenny Baker estaba echado en los sillones del vestíbulo, charlando con unas personas. Animado por Bea y el recepcionista (un tío de lo más majete), me decidí a acercarme y charlar con él.

Aunque en un primer momento se molestó un poco por la interrupción (la verdad es que fui un poco maleducado al entrar en la conversación de improviso), al final pude mostrarle mi admiración y agradecimiento por tantas horas maravillosas en el cine y la televisión. Algo que me agradeció sinceramente.

A continuación, mientras estábamos en la elitista y sssssuperrrmoderna cafetería de Ferrán Adriá propiedad del hotel (y tal como profetizó el recepcionista minutos antes) Jerome Blake, el tercer actor invitado a la Rebelcon, apareció en el bar junto a Leparmentier.

En ese momento, me acerqué a ellos y pedí al siempre bromista Leparmentier que me hiciera una foto con Blake.

Con el bueno de Jerome.

Jerome Blake no participó (que yo sepa) en la trilogía clásica, pero ha realizado diversos papeles en la nueva trilogía, algunos de cierta relevancia. Dichos papeles son: Mass Ameda (el malvado personaje azul y con cuernos, cómplice de Palpatine y moderador del Senado), Rune Haako (el compañero del virrey de la Federación de Comercio en el Episodio I) , Oppo Rancisis (miembro del Consejo Jedi en los Episodios I y II), el obeso y corrupto senador Orn Free Taa y un senador que ahora mismo no sé cómo se llama. En esta foto que he encontrado por el Google podéis verlo mejor en sus múltiples caras.

Sí señores, por fin, me he hecho una foto con un auténtico Maestro Jedi (bastante feo, pero Maestro Jedi al fin y al cabo :D).

Un tio muy majete, el señor Blake.

Cuando subimos a la habitación, el ambiente ya estaba listo para la cena Rebelcon de los fans con los actores. Dicha cena es, según la mayoría, el acontecimiento principal de la convención, una oportunidad única para cenar en compañía de fans de todo el país y de los actores invitados, en el mismo NH. Después, todos juntos se van de parranda por Valladolid.

Pese a que varias personas (el vendedor de Alberto Santos Editor, y Topo, principalmente) nos aconsejaron ir, finalmente no fuimos. Porque la cena en cuestión valía 30 y pico euros, y porque, realmente, decidimos que podíamos pasar sin ir. Si hubiera estado George Lucas, o John Williams, pues sí, pero esa cena en cuestión no es que me llamara especialmente.

Ya había tenido trato suficiente con los actores ese día, no sentía la necesidad de cenar con ellos como una necesidad para redondear el fin de semana.

Pasó la noche y llegó el domingo. Nos plantamos en la Rebelcon entre 11 y 12.

Justo cuando estábamos en la entrada charlando apareció Kenny Baker, y tuve el privilegio de darle personalmente la bienvenida a la convención XD.

Mientras Bea fue a arreglar unos asuntos de clases de henna con una compañera suya de Valladolid, yo aproveché para pedir más autógrafos a Baker y Leparmentier para mi hermano.Y, por supuesto, conseguí la otra firma que me faltaba: una imponente fotografía de Mass Ameda firmada por su intérprete, Jerome Blake.

Si la noche anterior en el bar me pareció un buen tío, el momento de la firma no vino sino a corroborarlo: Jerome Blake es un tío estupendo y muy atento con sus fans.Tras dar un par de vueltas por la convención y acudir el aviso adecuado por megafonía, acudí a las 13:30 h a la Sala de Conferencias del Recinto de Muestras dispuesto a participar en el 50×15 de Star Wars (al que me había apuntado por segunda vez unos minutos antes).

Tras una media hora de retraso debida a problemas técnicos, el concurso comenzó a las 14:00.

La mecánica era la siguiente: las rondas se dividían en grupos de 4 personas. Al grupo entero se le sometía a dos rondas de preguntas de temática star wars elegidas aleatoriamente por un programa informático para el que la organización había elegido 4 posibles respuestas (si bien una de ellas solía ser muy chorra, para hacerlo más sencillo). Como en el concurso, los participantes podían elegir el comodín del 50%, el del público (el más divertido) y el de la llamada (que podía ser señalar a alguien en concreto del público para ayudarle). Tras las dos rondas, aquel que acertara más pasaba a la siguiente ronda. El resto era eliminado.El ambiente era muy bueno, con cachondeo, aplausos y tensioncilla.

Mi turno llegó en la tercera tanda de participantes. Y aquí fue cuando los pronósticos de los organizadores se trastocaron: después de las 2 rondas, nadie había fallado todavía una sola respuesta. Por tanto, no había ganador. Tuvimos que echar otras 4 rondas de preguntas, y aún así no fallamos ni una. Y eso que llegamos a un punto en que nos dijeron que el que fallara una, ya estaba eliminado, pero ni por esas. “No seais tan frikis, y fallad alguna”, nos dijo el maestro de ceremonias XD.

Así, a las 15:00 h, el organizador pidió un descanso para comer y reanudar el juego a las 16:00h.Una hora después, volvimos a la carga. Bea ya había vuelto, y se sentó entre el público. En este punto, el 50×15 se convirtió en una suerte de trivial starwarsiano. El sistema informático que controlaba el programa de las 4 respuestas petó definitivamente, así que se optó por la opción B: coger cartas del Trivial Star Wars y hacer preguntas (las más complicadas, para darle interés).

Nada más reanudar la larga ronda eliminatoria que mi grupo protagonizó una hora antes, fui eliminado por una endiablada pregunta de ese desafiante trivial.

En la mesa de los concursantes, instantes antes de ser eliminado.

En el público, con Bea, presenciando la final de los 4 semifinalistas, tuve la constancia de un hecho innegable: los allí presentes (tanto eliminados del público como los finalistas) éramos los cerebros más expertos de Star Wars de toda España. No me cabe duda. Las discusiones sobre colores de droides, diálogos en la versión original, pequeñas tensiones producidas por ambigüedades en las preguntas… Entre el público había gente que merecía ganar con toda justicia.

La final se hizo un poco larga y pesada para los que no participamos, pero la verdad es que fue toda una experiencia. Si George Lucas hubiera presenciado tanta sabiduría referente a su saga se habría emocionado. Bea, sin embargo, estaba aterrada entre tanto friki, como buena profana infiltrada en un medio desconocido. Si es que no me la merezco 😀

El primer premio era un Risk Edición Clone Wars (¡quién lo pillara!), el segundo premio unos Transformers Star Wars (sí, existen, y no son muy de mi agrado) y el tercer premio unas cartas de la saga. Todos los que ganaron premio lo merecían.
Fueron los mejores, y, salvo un lumbreras del público que nos dejó alucinados, dudo que nadie sepa más de la materia que estos tres cerebros.

Antes de irnos definitivamente de la Rebelcon, subimos arriba de nuevo para hacerme unas cuantas fotos en el stand de la Legión 501.

La Legión 501 es un grupo de aficionados a Star Wars que comparten (además de su gran pasión por la saga) unos alucinantes trajes imperiales de calidad profesional. Imperiales, sith, cazarrecompensas. Los malos. La delegación española de la Legión 501 (la Spanish Garrison) está presente en todos los actos relacionados en mayor o menor medida con Star Wars (como en la Star Wars Experience de Majadahonda, el Star Wars Conference de Sitges o el Día del Orgullo Friki en Madrid, por poner unos ejemplos), lista para animar el evento.
Su imponente presencia es siempre bien recibida por los fans.


Tan célebres se volvieron como parte indispensable de cualquier convención que el propio George Lucas decidió homenajer a la Legión 501 convirtiéndola en parte de la saga galáctica como el escuadrón de stormtroopers/clones personal del mismísimo Darth Vader. Así, aparecieron en libros, cómics, y, gracias a Episodio III, en la pantalla.

La Legión 501, liderada por Anakin Skywalker, arrasa el Templo Jedi.

Uno de sus miembros más insignes es Txusvader, es el propietario de una de las armaduras de Darth Vader más perfectas que existen. Un tío bastante simpático.

La Legión 501, además, actúa como causa benéfica. Durante el Rebelcon, una hucha de donativos estaba a disposición del que quisiera colaborar. Al finalizar la convención, la recaudación fue destinada a Cruz Roja.

Además, durante los tres días visitaron hospitales de Valladolid para alegrar el día a niños enfermos. Unos tíos muy admirables, la verdad.

Admirables y de lo más majo que hay. Charlar con ellos es como si lo hicieras con cualquier amigo tuyo.

Miembro por unos minutos de la Legión 501.

Y ahí acabó el fin de semana. Nos despedimos de Topo, felicitamos al ganador del 50X15-Trivial de Star Wars y nos fuimos a la estación camino a Madrid. Mientras nos íbamos, pude grabar un pequeño vídeo de un partido de Trooper Ball: un futbito entre Vaders y Stromtroopers. Disfrutadlo XD

Un fin de semana que no se vive todos los días. Desde luego, el año que viene pienso volver.
Aunque sólo sea por la gente estupenda que te puedes encontrar ahí, merece la pena.

Saludos y que la Fuerza os acompañe.


Está de modding

junio 20, 2005

Hola visitantes, ya estoy aquí. ¿Qué tal el fin de semana? Yo comencé el sábado en Segovia viendo avestruces y lo terminé en el macro-botellón-movistar-timbalada de Carlinhos Brown :-O Lo que puede dar de sí un día amigos.
Hoy no os voy a poner links ni cosas de esas. Voy a hablaros de una tendencia que se ha convertido en obsesión, una vía de escape para que el friki cerebrito en computadoras desahogue sus vicios y fantasías. Hablo del modding, el tuneo de ordenadores, tan extendido gracias a Internet. Podemos encontrar cientos de ejemplos en Internet de gente que ha convertido su ordenador en su diosa del anime particular, en un droide astromecánico, o en lo que su imaginación y su talento le permita. El modding ya no es visto como algo propio de gente rara (por lo menos ya no tanto). No habrá edición del SIMO que se precie sin el ordenador-pecera, con sus pececitos con cara de circunstancias. Si vas a una tienda de informática, puedes comprar una tarjeta de vídeo, o una placa base, pero también luces de neón y carcasas con forma de alienígena, para darle a tu PC ese toque de distinción que sólo el tuning te puede proporcionar, neng. Ahora que os he comentado un poco lo que es el modding (supongo que ya lo sabíais, pero no todo van a ser fotos ¿no?), os pongo algunos ejemplos de modding llevados al máximo, para que veais que detrás de las mentes perturbadas de sus creadores, hay a la fuerza talento y destreza. Después de mucho tiempo perdido navegando por la red, he elegido estas obras de arte.

¿Qué sale de la unión de un fan de Futurama y un fanático del modding? Esto:

Un genuino ordenador Bender. Una auténtica virguería.
Seguimos con uno menos historiado, pero que a mí me ha molado bastante.


Las manchas de sangre de la carcasa son un puntazo. ¿Las habrá hecho a cabezazos? ¿Habrá sacrificado una cabra como ofrenda al dios Tarantino? A saber…
El que viene ahora es uno de los mejores, con diferencia. El sueño de todo viciao al Half Life. Recién sacado de Black Mesa, con ustedes…


El ordenador Half Life 2. Una maravilla. ¿Cómo hará la gente cosas como esta?
No sé si esto será modding, pero me hizo gracia. Ya os lo puse una vez, pero lo repito: el ordenador microondas


Pensado para aquellos que no pueden estar desconectados ni un solo minuto.
O para los que quieran bajarse el desayuno con PayPal, o para pujar en Ebay por un vaso de Cola Cao.

Y ahora, mis dos favoritos. Seguro que os extrañaba que no pusiera nada de la Guerra de las Galaxias. ¿No sabéis que lo mejor es para el final? Si hay un fenómeno en el que los geeks más manitas vuelquen sus habilidades tuneadoras, esa es sin duda Star Wars. Y os digo que he encontrado auténticas obras de arte computerizadas. No sé cómo la gente es capaz de crear estas cosas, pero sí sé que mataría por un ordenador como los que os voy a mostrar ahora.

El Ordenador Tie Fighter

El que ha parido esto es un Dios. El ordenador en sí está metido en la cabina del piloto, y la nave sirve además de mesa. Soomos gusanos, no somos nada.

La segunda joya de la Corona. Creo que si tuviera que elegir uno de entre todos los que he puesto, elegiría este. Os pongo el link, porque el tío será un genio informático (a la par que devoto friki), pero es tan estirao que no deja copiar las imágenes de su web. He aquí el link del ordenador R2D2.
Una obra de arte.
Bueno, este mini Halcón Milenario (¿alguien más lo vio en Episodio 3?) no está ni la mitad de currao, pero tiene su gracia.



Para finalizar, unos ejemplos de modding aplicados a otras cosas.

-Componentes del ordenador: este pavo ha cogido una muñeca Barbie, le ha arrancado la cabeza (hasta aquí todo normal) y la ha convertido en un USB :O
Modding sencillo, barato, original y al alcance de todos.

– Los vehículos: el tuning de toda la vida. En estos dos ejemplos, vemos que no solo a la fauna de Castefa le gusta “customizar”sus coches, sino que ahí fuera hay frikis muy frikis (y con muuucha pasta), que se pasean por la ciudad con estas maravillas


La Harley Davidson del Señor de los Anillos. La Comunidad te seguirá a todas partes.

Pero para tuning, este. No sé cuántos años de su vida le habrá echado, pero este tío ha convertido su coche en un caza Star Wars. Con todo lujo de detalles. ¡Incluso tiene a R2 de copiloto! Mi coche soñado.


Ojo a la pegatina:”R2D2 is my copilot”


Y además de verdad. ¿De dónde lo han sacado? ¿De Lucasfilm?


El depósito de gasolina


Alucinante. Esto sí es tuning.

Fantasmita de Obi-Wan incluido 😀


Sí, soy Dios. Dejad que los frikis se acerquen a mí.

Madre mía, qué maravilla de coche.

Con esto ya está bien por hoy.

Pasadlo bien y que el tuning os acompañe neeeeeng