Maravillosa generación televisiva

Este post es una apasionada defensa de mi generación. La generación que nació en los 80.

La que se crió jugando a la Super Nintendo, la Game Boy y la Megadrive. La generación de los fatalities, los champiñones, los hadoukens y las ondas vitales.

La que se tiraba un día entero metido en la piscina jugando con una diminuta pelota y utilizando las escaleras como porterías.

La que pasaba mañanas enteras viendo maravillosas series de dibujos animados hasta la hora de comer.

La que al llegar a casa después del colegio sabía que sólo había una palabra posible: Hugolandia.

La generación Nintendo, como tan acertadamente la llaman los compañeros de Ionlitio

La que, en definitiva, ha tenido una verdadera infancia, una infancia acorde con nuestra edad.
La que se crió con series que a día de hoy siguen siendo auténticos iconos. La que atesora en su memoria sintonías y cabeceras estupendas, de una programación que sabía enganchar a los jóvenes con auténticos valores.

Sintonías que, lejos de avergonzar a los crecidos miembros de esta generación, nos emocionan, nos hacen vibrar, nos traen recuerdos de una época en la que la programación estaba hecha para nosotros. Jornadas como el Día del Orgullo Friki son la mejor muestra de ello.
Sintonías que duraban hasta 5 minutos, y a las que ninguna cadena osaba mancilar interrumpiéndolas con anuncios. Se emitían íntegras, y nos encantaban.

Recientemente un amiguete mío me ha descubierto una web increíble. Alguien verdaderamente admirable (supongo que un tal Edu) se ha dedicado a recoger los openings y endings esparcidos por Youtube de estos maravillosos fragmentos de nuestra infancia. Esta es la web:

Casadeedu

Y este es un ejemplo de lo que podéis encontrar:

Para llorar a moco tendido. Sintonías de las que ni nos acordábamos, pero de las que curiosamente nos sorprendemos al terminar las frases, o, al menos, la melodía. Han pasado más de 10 años desde que dejamos de verlas, y aún así siguen formando parte de nosotros. Aún las recordamos con cariño.

Por eso estoy tan orgulloso de esta generación.

Llegábamos a casa del colegio y nos tirábamos hasta las 8 viendo joyas como Batman, X-men, Caballeros del Zodiaco y Lupin. Ahora los chavales sólo tienen tertulias del corazón, tomates, culebrones y grandes hermanos. Vivimos la formidable evolución de la industria del videojuego, de una forma lógica y escalonada. Ahora los padres les regalan a sus hijos de 7 años una Playstation 2, como si fuera un juguete más. Nosotros disfrutamos con todos los Mario Bros, los Donkey Kong, los Sonic. Juegos de leyenda que, le pese a quien le pese, no nos han vuelto locos ni nos han convertido en unos asesinos descerebrados. Ahora, criajos de menos de 10 años atropellan prostitutas virtuales entre risas y tacos de la peor clase.

Nuestros iconos eran Goku, Pegaso, Benji Price, Alfred J Kwak, Optimus Prime y el Amo del Calabozo.
Ahora los niños tienen que conformarse con perversiones como Pokémon, Digimon, y demás subproducto televisivo sin pies ni cabeza.

Luego nos preguntaremos qué les pasa a las nuevas generaciones de niñatos, de vándalos que con 13 años queman un mendigo y lo graban con su móvil de última generación.

Pues les pasa que no han tenido infancia. Han tenido otra cosa.

Ya lo sabéis: http://www.casadeedu.com

Que lo disfrutéis.

Anuncios

3 Responses to Maravillosa generación televisiva

  1. Anonymous dice:

    ooohhhhh!

    Estos openings sacan todo lo bueno que aún queda en uno!

    🙂

    AKA POWA!

    Burgués

  2. Anonymous dice:

    VIVA HUGOLANDIA Y LOS CABALLEROS DEL ZODIACO.

    DB NY

  3. […] No es la primera vez que defiendo mi generación, la de comienzos y mediados de los 80, con el más alto de los orgullos y el más entrañable recuerdo. Ni será la última vez que lo haga. Hasta el día que me muera seguiré emocionándome con todas esas pequeñas cosas que definen nuestra forma de ser y de disfrutar volviendo a la infancia, aunque sólo sea durante un rato. Mejor todavía: gracias a que tuvimos infancia, podemos recordarla con el mayor de los orgullos y retrotraernos a esos días en que veíamos Chicho Terremoto, llorábamos a nuestro padres por unos G.I.JOES, jugábamos a ser He-man e intentábamos alcanzar los exámenes de la mesa del profesor con la mano elástica de las bolsas de Matutano. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: