"Yo bajé las escaleras…con un único punto de apoyo"

Hola a todos fieles lectores. Siento haber dejado descolgada la web durante casi una semana. Ayer pensé escribir después de Aquí no hay quien viva, pero ya se sabe que el Blogger funciona cuando quiere. Dos son los motivos principales de esta dejadez para con la web:
La Crisis de las Identidades, de Claude Dubar. Uno de los libros más horrorosos y complicados a los que jamás me he enfrentado, una abominación sociológica parida por una mente con demasiado tiempo libre que debo leer, subrayar y aprender para un examen (entre otras cosas). Por este libro me paso cada tarde encerrado en la biblioteca, total para no saber si aprobaré o no.

Sacred. Uno de los grandes juegos del momento, con una inmejorable relación calidad-precio, que vino hace unas semanas con el Mundo y que comencé hace unos días tras mi victoria con el Warcraft 3. Aunque en un principio me decepcionó bastante, tras comenzarlo de nuevo con más dificultad (y tras leerme las instrucciones, que como están ahora en .pdf parece que no existen) me ha enganchado bastante. Todo el que haya jugado a Diablo sabrá que la mecánica del juego es simple a más no poder, pero entretiene mucho.
El rol, dados los problemas para ponernos de acuerdo, el fiasco de primera partida y la llegada de los exámenes, he decidido dejarlo para el veranito, a ver si hay más suerte.
Este fin de semana ha sido muy cinéfilo. El viernes fui a ver el Reino de los Cielos, y el sábado Un canguro superduro. Lo que me pasó con la primera fue gracioso. Quedaban 20 minutos para que terminara la película, y estaban en plenas negociaciones para la toma de Jerusalén, cuando de repente, la película se va. Se apaga. Un bajón que os podeis imaginar. Ante la perplejidad de la sala, mis amigos y yo nos miramos con cara de haber despertado de una larga hibernación. Para mejorar la situación, a los del Heron no se les ocurrió otra cosa que poner en el hilo musical Carmina Burana, para soliviantar a la gente e inducirles deseos homicidas. A los 5 minutos la película volvió, pero a la salida no se libraron de una desbandada de gente, deseosa de firmar una hoja de reclamaciones para…bueno, para tocar un poco las narices, porque dinero no se devolvió. A mí la película me gustó bastante, me parece que stá muy bien hecha. Todo el que haya jugado al Age of Empires II, estará viendo la película del juego. Así de claro.
Pero el tema central de este post (comprobaréis que cada día escribo más) es el plan del jueves pasado, en el varios ex-bérriz fuimos a los estudios de Paramount Comedy en Madrid, para asistir a la grabación de Noche sin Tregua, uno de los mejores programas del canal. Cuando llegamos, íbamos con la idea de que íbamos a ver Nuevos Cómicos, ya que a mí me lo dijeron así cuando me invitaron a ir y cuando me lo redordaron vía móvil esa misma tarde. Vamos a la entrada, y nos dice una chica que ese día no grababan nuevos cómicos. Claro, nos quedamos con una cara muy rara. Por la zona había un chaval de voz aterciopelada (que se lo digan a Adolfo) y aspecto de despistado que iba apuntando nombres y DNI de los invitados a Nuevos Cómicos. Nos apuntamos y volvemos a la entrada. La chica nos repite que ahora van a grabar Noche sin Tregua, que no hay Nuevos Cómicos. Me empiezo a inquietar. Al final, resulta que el chaval ese vivía en su mundo (“no os preocupéis, que haya lo que haya vais a cobrar”, eso sí que es seguridad) y no sabía lo que iban a rodar. Y eso que curra para ellos. Antes de entrar tuve el placer de hablar con Dani Mateo, el genial presentador de Noche sin Tregua. Un tío cachondísimo, lo que se dice un presentador carismático. Me hizo una ilusión tremenda, hablamos del programa, le dije lo mucho que me gustaba el programa (no me lo suelo perder) y me hice una foto con él. Cuando le saludé, estaba hablando con otro tío, y me dijo “hola, yo también trabajo en el programa” No sabía quién era, Dani me dijo que era el dj, y dije “ah, el dj, es verdad” y seguí hablando con él. Pobre dj. Poco antes de entrar, fuimos a un bar que había enfrente para tomar algo. Ellos, porque yo no tenía un duro. A los pocos segundos, voy a mirar y ya están entrando. Entramos, y nos conducen a una sala llena de pulguitas de salchicón y barra libre (no alcohólica). Menos mal que no gasté nada en el bar. Después de comer nos llevan al estudio, y al poco empieza la grabación de Noche sin Tregua. Para los que no conozcais el programa (lo dan solo en el Digital), el esquema es como el de Fuentes y Co: una introducción en forma de monólogo del presentador, dos entrevistas no pactadas a dos invitados (aunque descubrí que traen uno por grabación, y luego montan otro), y dos cómicos (lo mismo). A destacar el pedazo de chiste que contó Dani Mateo al empezar el programa. No hizo falta forzar la risa (la televisión es un poquillo artificial amigos). El invitado fue Javier Capitán, y la entrevista fue una sucesión de puyas entre los dos. Bastante gracioso. Si ya de por sí el programa estaba siendo gracioso, cuando llegó el cómico llegó el momento culminante. Yo conozco los cómicos de Paramount Comedy, y de vez en cuando miraba los cuadros del plató, donde están todos fotografiados. Me fijé en uno con gafas y barbas, y me acordé de verlo por la tele, con monólogos de lo más animal. Pensé, “anda que como venga…” Entonces Dani Mateo da paso al cómico: “es un ser que no nació, fue recogido de un bosque”. ¡Ignatius Farray!
Y ahí aparece, como un hombre de las cavernas, lleno de pelo y con cara de salido.


¡Papichulooooo!

El tío hay que verlo para creerlo. Yo le había visto en la tele, y sabía que era un desviado sexual que suelta todo lo que le pasa por la cabeza, normalmente perversiones varias. Pero esa noche de mayo lo pude comprobar en directo. No puedo reproducir aquí lo que es verle soltando paridas, pero es algo genial. El eje principal de su discurso (interrumpido por risas histéricas) era lo difícil que es bajar unas escaleras, completamente desnudo y agarrado a su pene, tan erecto que “le dolía”. Menudas risas nos pudimos echar. Después de repetir su despedida (aún no sé por qué, habrá que preguntar al regidor, ese regidor que soltaba el primer aplauso para que la gente supiera cuándo aplaudir), hubo un descanso. El Padre Hoyu, pendiente de no perder el tren, se fue de vuelta al mundo real. Al cabo de un rato, el regidor nos dijo que la siguiente cómica (mal asunto, es incontestable que las cómicas no tienen ni la mitad de gracia que un cómico: es así) iba a llegar tarde (no voy a hacer el chiste fácil, hacedlo por mí XD), así que nos invitaban a la barra libre. Entonces no sé quién tuvo la genial idea de coger los posavasos del programa y usarlos como libreta de autógrafos. Fuimos a beber algo, y vimos a Ignatius. Ahí que fuimos. Se me ocurrió decirle que nos hiciera un dibujo “suyo”, que se viera que no era de otro. De las perversiones que se le formaron en la cabeza, ya se empezó a reir con malicia. Nos firmó a todos en el posavasos, y nos hizo el dibujo. Qué tío más simpático y desquiciado. A continuación os muestro el mío, para que veais el dibujito en cuestión.

Dibujo que me recuerda pero mucho a lo que pintábamos en los libros de clase hace no tantos años. Ignatius eres genial. El pobre tuvo luego que hacer frente a la gente que se fijó en nuestra idea del posavasos y decidió imitarnos.

Volvemos a Noche sin Tregua, donde vimos un sketch bastante cutrecillo de la cómica. Ya lo sabía yo. Despedida de Dani Mateo (que tuvo que ser repetida), y fin del programa. Rellenamos una ficha con nuestros datos, y la entregamos a la salida, donde nos pagaron por la asistencia al programa. El sistema de pago es muy gracioso: un tío te da un billete de 5 euros, el siguiente una moneda de 2 euros, otro una moneda de 1 euro, y el último 50 céntimos. Todo controlado 🙂 No pude conseguir el dinero de David, hasta se pusieron algo bordes. En fin.
La verdad es que nos lo pasamos muy bien, espero que nos llamen más veces. Yo por lo menos tardé en asumir que estaba en la grabación de uno de mis programas favoritos, un programa divertido e inteligente que me parece siempre muy lejano cuando lo veo desde el sofá. La cosa es que no sabemos cuándo van a emitir nuestro programa. Un becario muy majete que “curraba” ahí nos dijo que estaría montado en un mes. Lo que sí sabemos es que estábamos colocados en muy buen sitio, y la cámara nos captó continuamente. Y he visto hace un rato que cada día de la semana, hay un NST diferente, así que me tocará tragarme muuuchos programas con el vídeo preparado.
Y eso es todo amigos. Ya sabéis que entre esta noche y mañana, nuevo Momento Entrañable Bérriz.
Y recordad que sólo queda una semana. ¡Sólo una semana! ¡Aaaaah!
Pasadlo bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: