Momentos Entrañables Bérriz

Hola a todos. Mi pupila ya ha vuelto a un tamaño normal, al menos casi completamente, por lo que ya estoy en condiciones de retomar la web.
Muchos sois los que lo esperabais (concretamente 2), pero por fin, contra viento y marea, por fin llega la primera entrega de….

(musiquilla del No-Do)

MOMENTOS ENTRAÑABLES BÉRRIZ

[Una iniciativa promovida por Miguel y financiada por el Alto Comisionado de las Víctimas de la Raja, Rosa y Adela]

Podría decir que si no has estado en el Bérriz no has exprimido todas las posibilidades que hay en la vida de hacer el gilipollas y salir indemne con vistas a estudios universitarios. O que ningún instituto de mala muerte puede compararse a la fauna que pueblan esos muros blancos llenos de cal y mugre.

Diré sólo que haber estado en el Bérriz es algo que no se olvida, y que estudiar ahí es como coger un autobús en Palestina. Una aventura.

Como hay millones, pero millones de anécdotas de diversas clases, diversos grupos e incluso diversas generaciones (un día dedicaré este espacio a los repetidores, esos eternos supervivientes que nos maravillan con su experiencia), me resulta complicadísimo elegir alguna, pero como Internet no parece que se vaya a extinguir mañana, no hay prisa. Creo que estamos de acuerdo en que las mayores fuentes de cachondeo del Bérriz eran dos: Rosa y la Raja. Vaya par.

Creo que todos los que tuvimos la suerte de estar en bachillerato recordamos las clases de filosofía que nos dio. Como hay gente que no sabe quien es la Raja (una pena), haré un breve descripción. Era una vieja que tenía una especia de Falla de San Andrés debajo de la nariz, que no tenía ni idea de lo que hablaba y que actuaba continuamente como una superpija de la muerte. Un cuadro.

Se me ocurre ahora la forma en que dio clase de 1º de bachillerato de Filosofía (o Ética, yo que sé). Todos los tíos (o sea, un grupúsculo de sátiros cabrones que no paraban de tocarse los cojones) estábamos todos en la última fila, atrás del todo, mientras que las tías ocupaban el resto de la clase, siguiendo este patrón: cuanto más estudiosas, más volcadas a la primera fila. Nos pasábamos toda la clase haciendo el imbécil, distribuyendo gallifantes a la gilipollez más gorda, creando gráficas de rendimiento, dibujando wadis y muchas cosas más. La Raja no podía con su alma. Si la oyerais hablar, hubiérais hecho lo mismo. Pues bien, como nos odiaba, y con razón, el esquema de una clase corriente era este.

-Aaah, (tonillo pijo indescriptible), bueno, pues vamos a leer la página 42, “por qué la ética guía nuestra vida”.

(risitas, apatía, cansancio, miradas a la ventana, gritos de “cerda, calva”, etc. )

-… Ruth, lee (digo Ruth como puede ser cualquier otra, pero el recuerdo que tengo es este)

-“La ética es noseque nosecuanto…..porque hay que ser bueno para que no te metan un palo porblablabla…….y fin.

-Linaza, explica.

Obviamente, Linaza, que hábía estado todo el rato hablando con todos, no estaba para este cambio de ritmo.

-Ehh….¡joder Isabel, siempre me preguntas a mi!…

-Nada, un cero (cero a la libreta)

Por si alguien se ha perdido, os resumo el esquema. La tía manda leer a alguien que sabe que no se le va a subir a las barbas, alguien aplicado y que no se dedica a putearla día sí dia también. Más sencillo, una tía.

En cuanto la tía en cuestión ya ha leído el texto (o incluso a mitad de texto, en un alarde de retorcimiento berricense), la Raja, Rajoy, la Falla, a tantos nombres responde, fijaba su atención en la fila de atrás, donde estábamos todos riendo, haciendo deberes de otra asignatura (un clásico que ya existía, pero que nosotros institucionalizamos como deporte nacional) y generalmente tocándonos las narices y decía “linaza, continúa” o “calzada, explíca lo que se acaba de leer” o “peinado, resume”. A esas alturas, en un primero de bachillerato, habiendo cursado tres años con la Raja, es que ya ni te esfuerzas en ser serio, en preocuparte por el cero o en temer las represalias. Adela ya no nos daba clase, y Félix Andrés, nuestra máxima figura autoritaria, fue seducido por el Reverso Tenbroso en algún momento entre ESO y Bachillerato, y sucumbió a la corrupción. No había autoridad. Es que te reías de la situación, intentabas decir de qué iba el texto, vale, pero te descojonabas. “Ah, pues cero”

El día culminante fue cuando ya no sabía quién era el máximo instigador (el “cabecilla”, como decía ella), y directamente dijo esto.

-“Un cero a toda la fila de atrás”

Imagináos las risas. Muchos no lo imagináis porque tuvisteis la suerte de vivirlo en vuestras propias carnes. Qué bueno. Esa libreta de ceros seguro que tenía ampliaciones, o un memory pack o algo, porque a los tres días debía estar repleta.

Podría estar hablando eternamente de la Raja, pero para terminar hablaré de cierto día mítico (a lo mejor fueron varios, eso da igual) en el que nos dio las notas de un examen de viva voz.

Imginaos, la tía va “Menganito, un 8”, “Fulanito, 6” y así, y de repente suelta “David Sanz, tachones” y sigue adelante. Tenéis que ver la escena de la tía soltando notas y David de fondo “¡pero qué son tachones!¿qué es tachones?¿qué he sacado?¿hola?” Unas risas de cuidao. Pero vamos, el sumum fue ya cuando dice “Carlos Linaza…(se queda mirándolo fijamente, como diciendo, atiende lo que te digo, porque es serio y no estoy de broma)…CERO

El tío va, que estaba en segundo fila, se medio levanta, hincha el pecho y dice con orgullo: “¡Vamoooooossssss!” mientras mueve las manos y se gira hacia toda la clase, alentando a las masas. Tremendo, aún me río al pensarlo.

Menudo post que me ha salido. Bueno, con tal de recordar esos años, creo que merece la pena.

Preparáos, porque la semana que vien, en Momentos Entrañables Bérriz: Las relajaciones. Habrá que no sepa de qué hablo, pero me sé de más de uno que lo conoce muy, muy bien 😀

Nos vemos pronto

Ah, se me olvidaba, aquí está la foto, persona anónima:

Anuncios

3 Responses to Momentos Entrañables Bérriz

  1. Anonymous dice:

    JAJAJA!

    Nuevamente has resucitado los míticios expedientes!

    A mi hubo un día que me puso 3 ceros de comportamiento!! 1, 2 y 3!!! XD era de coña!
    Se te ha olvidado contar el dia que nos fuimos de peyas a la cafetería a jugar al mus y “THE RAGE” (lease “de reich” (la raja)) nos pilló y nos fuimos corriendo! ajjaja

    O cuando amenazaba con poner un examen sorpresa si encontraba el cristo de clase torcido!

    Ale Javato, sige así!

    TALUE!

    Agente Jula (AKA POWA!)

  2. crispa dice:

    Oooooh Dios mío de mi vida!!!!
    ¡¡Queremos más momentos bérriz!!
    (uooo yo no sabía lo de los tachones, qué gran historia)
    Qué recuerditos. Mi hermana tiene pesadillas con Rosa todas las semanas

  3. Anonymous dice:

    no, que si tienes alguna foto mia, ya sabes, quien soy no?
    “Ebay-er”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: